• diciembre 6, 2014
  • Blog

Por: Yazmin Galeana Sánchez

 

Lo que distingue una empresa ordinaria con una extraordinaria es el “extra”

 

Muchas personas preguntan cómo lograr el éxito en las empresas y la respuesta obligada es “Siempre da un extra en todo”. Lo que distingue una empresa ordinaria con una extraordinaria es el “extra”, si nos ponemos a analizar la vida de las personas que han creado grandes empresas o empresas exitosas nos daremos cuenta que han pasado por situaciones complicadas en lo económico, emocional o familiar y que gracias a como enfrentaron dichas situaciones es que han logrado salir delante de manera personal y que el mismo esfuerzo se lo han aplicado a sus empresas ya que no saben una manera diferente de manejarse en la vida más que dar el 200% en todo y aún más en situaciones de conflicto y es en dichas situaciones donde se permite saber que emprendedor permanecerá a lo largo del tiempo.

Felicidades eres un EMPRENDEDOR EXTRAORDINARIO

Todos tenemos desafíos, las personas ordinarias tienen desafíos ordinarios, las personas extraordinarias tienen desafíos extraordinarios; como emprendedor se presentan muchas situaciones en las cuales es determinante tomar decisiones trascendentes para la empresa y con ello poder llevarla al éxito, entonces si sientes que te encuentras constantemente en dichas situaciones, felicidades eres un EMPRENDEDOR EXTRAORDINARIO.

Sigue emprendiendo un proyecto con pasión, no existen atajos, recetas mágicas o secretos. El mejor camino que puedes escoger es el difícil, mejora tus hábitos y confía en que si tu empresa se encuentra en crecimiento siempre tendrás que estar en toma de decisiones constantes.

Mejoremos nuestros hábitos para mejorar nuestras empresas:

  1. El hábito de la prudencia. “Los ricos se dan lujos cuando son ricos, no antes”.
  2. El hábito de ahorrar para invertir. “Ahorra y una vez que tengas ahorrado: Invierte”.
  3. El hábito de planificar. “El hombre que se prepara lleva media batalla ganada”.
  4. El hábito de la confianza. “El hábito de confiar en ti mismo fortalecerá tu vida y te permitirá llegar aún más lejos en todas las cosas que emprendas”.
  5. El hábito de mantenerse humilde. “La humildad te permitirá descubrir cuáles son tus puntos débiles, trabajar sobre ellos y, por ende, volverte un mejor emprendedor”.
  6. El hábito de la concentración. “La concentración es la raíz de todas las capacidades del hombre”.
  7. El hábito de la integridad. “Ser íntegro no solo te convierte en una persona exitosa, también en una persona plenamente feliz y próspera”.
  8. El hábito del carisma. “Puedes hacer más amigos en dos meses interesándote por los demás que en dos años tratando que los demás se interesen por ti”.
  9. El hábito de descansar. “Incluso Dios descansó el séptimo día”.
  10. El hábito de divertirse. “Un día sin reír es un día perdido”.